Evaluación de la penetración del árido en las bases para tratamientos superficiales

Evaluación de la penetración del árido en las bases para tratamientos superficiales

Uso del penetrómetro de bola como elemento de control de calidad de bases para tratamientos.

En el camino que se está trazando a nivel nacional para uniformizar criterios de diseño para tratamientos superficiales, creemos de máxima importancia la inclusión del ensayo del penetrómetro de bola. El mismo determina si la base se encuentra en condiciones apropiadas para recibir un tratamiento inicial, o si requiere trabajos adicionales. Asimismo, es un indicador del grado de compactación que se ha logrado y de la humedad que contiene la base. El ensayo fue originalmente desarrollado por los sudafricanos y también es utilizado en Australia y Nueva Zelanda para medir cuantitativamente el potencial de penetración del árido en la base.

En este frío mes de Agosto, junto con Lucio Borelli de CVC, pusimos a prueba este equipo de medición en diversas superficies: bases granulares no ligadas, bases estabilizadas con ligantes (cemento Portland y asfalto espumado) y mezclas asfálticas. A continuación se ilustran algunas de las conclusiones, acompañadas de fotos de la experiencia.

En los tratamientos iniciales (tratamientos superficiales sobre bases), el hundimiento del árido en la superficie ocurre siempre, en mayor o menor medida. El grado de penetración dependerá del material de base, su humedad, la compactación y el tráfico al que estará sometido. No tener en cuenta estos parámetros resulta en exudado en el corto plazo, haciéndose particularmente evidente en las huellas. La explicación de este fenómeno es intuitiva: la presión de los neumáticos hunde la piedra en una base que se lo permite y los vacíos que le corresponden al asfalto y al aire (para lograr la macrotextura de la capa de rodadura) son ocupados por el material de base, ocasionando que el asfalto aflore por la piedra, lo que resulta en exudación en las huellas.

El ensayo que se propone es muy sencillo y de fácil aplicación: consiste en la penetración de una bola de 19 mm de diámetro que es golpeada por un martillo normalizado lanzado de una altura conocida (Australian Standards: AG-PT/T251 – Ball Penetration Test). El valor de penetración queda registrado en el aparato, ya sea en un indicador electrónico o en una regla graduada (que viene incorporada).

Los resultados de este ensayo se utilizan para ajustar la cantidad de ligante a regar o para seleccionar un tratamiento correctivo previo al definitivo. Su uso más importante es quizá el de establecer el límite en el que no se pueden realizar gravillados sin antes recompactar o estabilizar la base, dado que su riesgo de falla es muy elevado.

La primera y más importante de las conclusiones es que la preparación de la base es un factor determinante en los resultados. Un problema común es que las bases presentan un exceso de finos en la parte superior que genera que la bola penetre con facilidad. Aunque parecen estar lisas y homogéneas inicialmente, tan pronto como se barren, una gran cantidad de este material fino se dispersa, dejando una superficie áspera e inconsistente que es problemática para ejecutar un tratamiento.

Otro asunto a considerar es la humedad al momento de realizar el ensayo: si la superficie se encuentra visiblemente húmeda, la penetración da mayores valores. Esto lo pudimos corroborar al ensayar la misma superficie temprano en la mañana y cercano al mediodía. En algunos casos, las condiciones de la base en el momento del ensayo son buenas pero cuando se aplica un riego de imprimación, por capilaridad y diferencia de temperaturas comienza a aumentar la humedad en los primeros 5 cm afectando el resultado de penetración.

Estamos en una etapa inicial de evaluación para definir criterios de calidad de bases para tratamientos superficiales, e incluirlo en el manual de gravillados que estamos redactando. En Australia, la recomendación es volver a preparar la base, o buscar otras medidas de mejora cuando la penetración de bola es mayor a 4 mm. Es probable que en nuestro país sea necesario ampliar este límite, aunque es claro que las bases estabilizadas con ligantes cumplen con lo especificado en Australia. Para bases granulares en esta experiencia se determinaron valores por encima del límite. Seguiremos estudiando los efectos de la humedad y grado de compactación para correlacionarlo con este ensayo y proponer valores límites locales.

Curso Evaluación de Calzadas

Curso Evaluación de Calzadas

Bitafal dice presente en el curso de posgrado de la UNR de Argentina que organiza la AUC en Uruguay.

En el pasado mes, del 26 al 29 de Junio, se realizó el Curso de Evaluación de Calzadas a cargo de los profesores Marta Pagola y Oscar Giovanon, del Instituto de Mecánica Aplicada y Estructuras (IMAE) de la Universidad de Rosario.

El curso pone en manifiesto el compromiso que existe en la vialidad nacional respecto a estos temas ya que acudieron representantes de Grinor, CIEMSA, Serviam, CVC y funcionarios del MTOP, OPP e IM, en jornadas de intensa participación.

Dentro de los tópicos que se trataron se destaca:

  • El objetivo de la auscultación de pavimentos.
  • Análisis de los diferentes parámetros de la evaluación de pavimentos: deformación longitudinal (IRI), deformación transversal (ahuellamiento, hundimiento), fisuración, baches y defectos de superficie (exudación, pulimento de áridos).
  • Repaso de los equipos más utilizados para la evaluación de estos parámetros. Exposición de los métodos más modernos.
  • Índices combinados de deterioros: Índice de estado, Present Serviciability Index (PSI), Pavement Condition Index (PCI).
  • Importancia de la adherencia neumático calzada (macrotextura y coeficiente de fricción).
  • Auscultación estructural de calzadas (Benkelman, Lacroix, FWD, LWD).

Como conclusión, se destaca la importancia de la evaluación de calzadas, tanto estructural como superficialmente, para determinar la priorización de los proyectos de mejora y el mantenimiento eficiente de nuestra caminería.

AVANZAN OBRAS EN RUTA 8

La empresa CVC S.A. está realizando un gran despliegue de tecnologías en los dos tramos de obra que tiene adjudicados en Ruta 8 entre Treinta y Tres y Melo.

Pudimos visitar el obrador y ver varios de los frentes de trabajo que se encuentran operando en simultáneo. Por una parte el tendido de tosca cemento en 20 cm de espesor y por otro lado el recapado con mezcla asfáltica. En el obrador cuentan con una planta de tosca cemento de 400 ton/h, grandes acopios de cemento Portland, trituradoras, clasificadoras y la planta asfáltica de 120 ton/h.

El Grupo Bitafal está orgulloso de poder colaborar con la empresa en la logística tanto del cemento asfáltico como del cemento Portland con las nuevas tolvas que cuenta nuestra transportista Ergont Transportes.

Todas las fotos AQUI

Utilizamos cookies propias y de terceros que nos ayudan a optimizar su visita a nuestra página y también para mejorar la prestación del servicio y así adecuarnos a sus necesidades más relevantes y útiles para mejor su experiencia. Al hacer click en ACEPTAR para continuar con la navegación y de esta forma confirmar que ha leído la información y acepta la activación de las cookies.

Ud puede permitir su uso o rechazarlo y en cualquier momento podrá cambiar las Opciones de Configuración de Privacidad - Política de Cookies -

Configuracion de Privacidad

Cuando visita un sitio web, se puede almacenar o recuperar información en su navegador, principalmente en forma de cookies. Controle sus servicios personales de cookies aquí.


Realizamos un seguimiento de la información del usuario anónima para mejorar nuestro sitio web.
.
  • _ga
  • _gid
  • _gat

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios